Sesión de trabajo corporal Tailandés

Masaje en un futón sobre las ropas.

Una sesión de trabajo corporal tailandés es un flujo de masaje relajante y rejuvenecedor donde tu cuerpo es movido y estirado y se usan puntos de presión. También se lo conoce como «yoga para vagos». Durante este masaje se debe usar ropa holgada y cómoda. Se realiza acostad@ sobre un futón cómodo y no se usa aceite.

La sesión dura unos 90 minutos para tener tiempo para tratar todo el cuerpo. Por lo general, se comienza con los pies y se continúa por el resto del cuerpo.
Siempre trato de ejercer una presión que esté dentro de tu zona de confort, para que a su vez puedas relajarte y ablandarte. Mi creencia es que, por lo general, cuando la presión es demasiado intensa y dolorosa, el cuerpo responde protegiéndose y, por lo tanto, se endurece. La idea es que al trabajar con el cuerpo (músculos, fascia y tejido nervioso), el sistema nervioso se calme y la tensión a la que el cuerpo se aferra pueda soltarse, para así estimular la circulación y mejorar el rango de movimiento.

Durante el masaje, se te invitará a mantenerte presente mediante la respiración y las sensaciones  del cuerpo. De esta manera, ambos podremos explorar las sensaciones que surgen en cada momento. Allá donde lleves tu atención, pueden darse movimientos y ablandamientos y que de ese modo la energía fluya más libremente.

Aquí hay una breve ejemplo en video de una sesión sobre futón:

Sesión en silla 30 minutos €15
Sesión en futón 90 minutos €40

Antes del masaje habrá una entrevista para comprobar posibles lesiones, dolencias, deseos y límites.

Importante: NO se trate de un masaje erotico.


Trabajo estructural con el cuerpo

A lo largo de la vida, nuestra postura tiende a cambiar. Sin mucho esfuerzo, con plena libertad de movimiento en la niñez, y de un modo más restringido y compensado a medida que envejecemos. Al movernos, trabajamos constantemente contra la gravedad. Además, tendemos a permanecer sentados mucho tiempo (a veces bajo estrés) cuando nuestros cuerpos están en realidad diseñados para moverse. Esto crea tensión y patrones de movimiento compensados, lo que nos puede traer problemas.

En una sesión de trabajo corporal nos tomamos el tiempo de mejorar la estructura y la función del cuerpo y su movimiento. Buscaremos desequilibrios y tensiones e intentaremos crear algo de espacio y suavidad. Esto se hará combinando masaje, respiración, tacto y movimiento. A menudo, cuando experimentamos molestias, por ejemplo, en los hombros, suelen ser el resultado de compensaciónes en otras partes del cuerpo, a veces originada incluso en los pies.
Para cambiar el cuerpo y su movimiento, debemos antes tomar conciencia de lo que está sucediendo ahora. Se comenzará a desarrollar una conciencia de cómo nos movemos. Y con tiempo, práctica y paciencia, podemos permitir que ocurra el cambio.

Al final, esta mayor conciencia corporal también influirá en la conciencia emocional. Las emociones que han dado forma a nuestro cuerpo y han creado nuestra postura pueden cambiar, y al cambiar nuestra postura o patrones de sujeción, nuestro estado emocional puede verse influenciado y liberado. Esto producirá ligereza en la postura y el movimiento y una mayor sensación de espacio dentro de ti.

Paquete de 3 sesiónes de trabajo corporal estructural ±1,5 horas cada uno €110

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.