Yoga, movimiento consciente

Yoga Terapeutico

¿Qué es exactamente la yoga terapeutico? No es yoga con ‘ajustes’, o una solución rápida que te impongo.
Juntos buscaremos qué funciona y qué no en tu cuerpo. Apoyamos lo que funciona, para que el resto de tu cuerpo también se beneficie de ello. Es una ruta sostenible hacia una mayor conciencia corporal, de modo que tu mismx pueda convertirse en el sanador de tu cuerpo. El problema no suele ser el lugar donde está el dolor. Y cuando trabajamos con lo que puedes y quieres, surgen maravillosas posibilidades. ¿Estás listx para explorar más profundo?

La entrada es el cuerpo físico, con el que realizarás movimientos muy básicos en combinación con la respiración. En él vamos a ver si hay señales de compensación que están sucediendo porque tu cuerpo actualmente no tiene el apoyo para prescindir. Cuanto más tiempo ignore estos señales, es más probable que le causen dolor. Cuando tengas claro cómo se sienten tus señales y cómo lidiar con ellas, mejor funcionará tu cuerpo. El cuerpo siempre se comunica contigx y no miente, el arte es aprender a escuchar el susurro nuevamente para que no tengas que escuchar los gritos.

La yoga terapeutico profundizará la conciencia de tu cuerpo y movimiento y aumentará tu capacidad de autocuración, para que pueda vivir más tu vida.

El coaching puede ser personal o mediante skype (o cualquier otro método de videollamada).


Yoga, movimiento consciente

Siempre que enseño yoga, me concentro en el movimiento consciente. Hagamos lo que hagamos, hemos de tratar de estar presente y observar nuestro cuerpo, movimiento y respiración. Dejar que la respiración sea la guía en el movimiento. Ser consciente de lo que ES y practicar de tal manera que promovamos la conciencia, la salud y el movimiento sin dolor.

Úsalo o déjalo ir…

 

Hacer movimientos diferentes para mejorar tu movilidad y crear mas espacio.

Se ha demostrado que cuando dejas de realizar ciertos movimientos, el movimiento en general se vuelve más restringido. El cuerpo siempre se pone más tenso para protegerse (físicamente y emocionalmente). Por eso, al despertamos, tenemos ganas de bostezar y estirarnos, con el fin de abrir todo de nuevo. Durante nuestra práctica de yoga los movimientos son muy diversos, lo cual no suele suceder en la vida diaria. Esta práctica te ayuda a mantenerte o volverte fuerte y flexible.


En mi experiencia, menos es realmente más. No tanto moverse menos, sino hacer movimientos más sencillos (y mejores). De este modo, se vuelve más fácil (estar presente al) respirar, ser el observador y percibir diferencias sutiles. Se libera la tensión y aumenta la movilidad. Esto te hace más fuerte porque ya no tendrás que luchar con tus patrones de compensación física.

¡El hecho de que no estés sudando no significa que no esté pasando nada!

Los movimientos que enseño pueden variar desde más dinámicos y fuertes (práctica del estilo yang) hasta pasivos y meditativos (práctica del estilo yin / restaurativo). La práctica siempre será diferente. Es una mezcla de diferentes prácticas de movimiento que he practicado y he comprobado que funcionan. La repetición del movimiento es excelente para permitirnos explorarlo más profundamente, jugando con las diferencias sutiles, aunque al cuerpo y la mente también les encantan las variacióesn.

Movimientos sencillos para facilitar ser conciente de tu movimiento y respiracion.

 

Cuando practicamos el movimiento consciente de pie, siempre buscamos estabilidad antes de movernos. Tómate tu tiempo para sentir si el cuerpo puede apoyarte en lo que vas a practicar. De esta manera, aumentarás la conciencia de tu cuerpo y reducirás el riesgo de lesiones.
Durante una práctica más pasiva y restaurativa, intentaremos apoyar el cuerpo, para permitir que se suelte y relaje por completo. Estar totalmente cómodo te dará el espacio para sentir lo que esta sucediendo realmente. Observa dónde está la respiración, cómo ésta mueve tu cuerpo (o no) y qué podría estar diciéndote.

Cuando el cuerpo tiene apoyo, es más fácil soltarse y relajarse por completo.

Quietud en movimiento, movimiento en quietud

Cuando nos tomamos el tiempo de practicar el movimiento de manera consciente, comenzamos a desarrollar la percepción de en qué estado de encuentro en cada momento. Esta práctica comenzará después a integrarse lentamente en nuestra vida diaria, lo que nos permitirá estar más presentes en lo que sea que estemos haciendo. Así que la práctica de volverse fuerte y flexible no es solo física, sino que también puede traducirse en fuerza emocional y flexibilidad. Las emociones que han dado forma a nuestro cuerpo y han creado nuestra postura pueden cambiarse y al cambiar nuestra postura, los patrones de sujeción, nuestro estado emocional puede verse influenciado y liberado.

El objetivo es una vida en la que envejecer significa crecer, no desmoronarse poco a poco.

Si estás interesado en trabajar conmigo, puedes enviarme un mensaje!

Estoy disponible para impartir clases grupales (dependiendo de dónde esté y lo que sea factible) o coaching de yoga privado (también a través de Skype).


Inversión:

Yoga terapéutico *
€180 – 6 sesiones (60 min) en 2 meses (paquete de inicio)
€40 – sesión suelta (60 min)

*Por estar en formación, estos son los precios vigentes.
Si se encuentra en una situación económica difícil, no dudes en ponerte en contacto conmigo para ver cuáles son las opciones!